Memes gordofóbicos: la verdadera epidemia

Todos saldremos rodando de la cuarentena. No tienes hambre, es aburrimiento. Cierra la alacena, es pura ansiedad. Para anticuerpo, el que se me está quedando. Quédate en tu talla: come frutas y verduras. Le he dado vuelta al refrigerador para ya no comer más.

Estos son algunos de los memes que he recibido en las últimas tres semanas. A partir de la cuarentena, mi muro de Facebook se ha llenado de imágenes gordofóbicas que lo único que hacen es angustiarme y tener la tentación de retomar viejos hábitos alimenticios. Y cuando me refiero a “imágenes gordofóbicas” hablo de aquellas que de forma chistosa, aluden a la ganancia de peso por el sedentarismo a causa del brote de COVD19. Entiendo que a muchos les causa risa pero para mi (y seguro para muchos) es un catalizador que puede llegarme a afectar a tal grado de recaer en conductas de la anorexia. 

Honestamente, agradezco estar en un punto de mi recuperación donde puedo ver estas imágenes y dejarlas pasar porque si hubieran llegado hace tres años, me hubieran hecho regresar a la restricción absoluta. Por este motivo, al ver dichas imágenes, siento compasión por todas mis compañeras de la clínica que aún siguen en tratamiento y esta cuarentena es sinónimo de estrés y angustia. También, pienso en todas las adolescentes que pasan sus días en redes sociales y sin darse cuenta, estos mensajes que se comparten en los muros son la perfecta influencia para caer en las garras de un trastorno alimenticio. En realidad, me parece lamentable estar viviendo una pandemia mundial y que la principal preocupación sea el subir un poco de peso.  

La realidad es que el compartir estas imágenes en lugar de hacer reír a la gente, dañan profundamente y pueden impactar en que una persona decida saltarse la cena, vomitar el desayuno o hacer ejercicio en exceso. Me es penoso que las personas que publican estas fotografías no alcancen a vislumbrar el mal que ocasionan y cómo mediante sus actos, promueven los desórdenes alimenticios dando la idea que habitar un cuerpo grande es sinónimo de fracaso y falta de voluntad.

Por este motivo, creo que es importante hablar de la necesidad de las mujeres de hacer dieta, ya que incluso antes del COVD19 era alarmante y ahora se ha agravado tanto que ha plagado el internet. The Nielsen Company (2009) realizó un estudio sobre las personas que hacen dieta y estimó que, en México, el 58% de la población se somete a un régimen alimenticio para bajar de peso.  Por este motivo, me parece que todas las mujeres hemos sido víctimas de este negocio que vende siempre el mismo discurso: las personas delgadas son más felices. Entonces, este sistema se alimenta de nuestra insatisfacción corporal, vendiendo un montón de productos para alcanzar esa tan deseada “felicidad”.

Decía Naomi Wolf que la dieta es el sedante político más potente en la historia de las mujeres; esto quiere decir que una población insatisfecha con su cuerpo es más controlable y vulnerable. La realidad es que una cultura obsesionada con la delgadez femenina no puede pensar claramente, ya que una población hambrienta es una población más dócil.

En la actualidad, las mujeres seguimos siendo dominadas por este ideal de belleza empeñándonos en habitar un cuerpo con el que nos sintamos satisfechos, pero ¿qué pasaría si decidiéramos aceptar la silueta que hoy tenemos? Desmantelaríamos años de mentiras, creencias y estereotipos. Además, quebraríamos esta industria multimillonaria que se alimenta de nuestro descontento y lucra de ello. Asimismo, nos convertiríamos en mujeres fuertes, seguras de sí mismas y empoderadas; capaces de hacer todo aquello que nos propongamos. Creo que, una mujer segura de su cuerpo es verdaderamente imparable.

Por este motivo, hay que comenzar a manifestarnos en contra de estos memes que pueden llegar a afectar el equilibro emocional de aquellos que nos rodean y empecemos a verlos con una visión más crítica. Paremos de compartir imágenes gordofóbicas que se refieren a la pérdida de peso como sinónimo de bienestar; empecemos por apropiarnos de nuestro propio cuerpo con sus curvas, sus estrías y su celulitis y celebremos nuestra fuerza como mujer en cualquier forma de cuerpo que sea.

The Nielsen Company (2009) La población a nivel mundial desea bajar de peso. Recuperado el 30 de Abril del 2020 de: http://www.alimentacion.enfasis.com/notas/13326-la-poblacion-nivel-mundial-desea-bajar-peso-

Amante del té, las letras y la buena literatura. Sobreviviente de un trastorno alimenticio y orgullosa maestra de danza.

Deja un comentario:

Footer del sitio

Sidebar deslizante

Sobre mí

Sobre mí

Mi nombre es Lucía y vivo en una constante paradoja. En cuestiones de segundos paso de la euforia a la depresión, de la calma al caos y de la locura a la sensatez. Estos conflictos me han demostrado que las dualidades y contradicciones vienen a construir lo que significa vivir en consciencia y plenitud.

Facebook

La vida en paradoja